¿Dónde celebraremos los periodistas?

27 junio 2009 at 11:34 AM Deja un comentario

cnpdivididoHoy es el Día Nacional del Periodista en Venezuela. Así está dispuesto por la Ley de Ejercicio del Periodismo en conmemoración de la fecha fundacional del Correo del Orinoco (1818), emblema de la prensa patriota e independentista en el país.

A estas horas han pasado treinta y cuatro años desde que el Colegio Nacional de Periodistas, institución gremial creada por la ley, comenzó a funcionar con el monopolio lícito y legítimo de la representación de los profesionales dedicados a labores informativas. Eso es precisamente lo que deseaba la precursora Asociación Venezolana de Periodistas y era uno de los tres objetivos primordiales de la LEP (junto con el reconocimiento del periodismo como profesión y la protección legal de los derechos de los periodistas).

Es irónico: la AVP tuvo que construir un gremio en las peores circunstancias (dictadura militar, persecuciones políticas, censura oficial abierta y directa, inexistencia de instituciones democráticas en el país), y se autoliquidó para pasar el testigo al CNP en 1975, emblema de la idea que los periodistas de entonces tenían acerca del futuro de la profesión. El colegio, en cambio, nació en democracia, con las formas del Estado de derecho ya definidas, en un ambiente político de libertades y con un recurso de excepción –la LEP– para desarrollar el ejercicio profesional en mejores condiciones que las precedentes.

Pero este objetivo encontró adversarios imprevistos: las fuerzas internas del CNP. ¿A qué nos referimos? Muy bien, hagamos el obligado repaso de esta historia. Desde su creación, el colegio atravesó por el difícil tránsito de la configuración del nuevo gremio a partir de las tensiones entre profesionales (titulados universitarios) y periodistas de oficio. Este trance no fue un asunto sencillo, como lo prueba el hecho de que todavía hasta muy entrada la década de los ’80  –contra la taxativa norma de la LEP que fijaba un plazo de sólo dos años después de la organización del colegio; es decir, a más tardar debió concluir en 1977– seguía registrándose a periodistas empíricos entre los miembros del CNP. Éste fue uno de los vectores del problema mayor que sobrevino: la partidización del colegio.

Otro dato: por causa de la confusión creada en las universidades con el título profesional (que pasó de periodista a comunicador social), la ley dispuso la colegiación obligatoria, en el mismo gremio periodístico, de los publicistas y los relacionistas públicos –con formación académica y profesional muy diferenciada de la de los periodistas. Y el colmo: en muy poco tiempo, aquellos hicieron mayoría numérica imbatible.

Mientras tanto, durante casi dos décadas el CNP fue presa del match político-electoral que dominaba la escena pública venezolana. Los partidos del estatus celebraban la conquista de posiciones entre los gremios profesionales, generalmente enseñando a nuestro colegio como un trofeo tras cada elección de las directivas nacional y seccionales.

Después, a fines de los ’90, vino la pérdida total del rumbo. Los partidos, agotados y desintegrados en el marasmo de la ingobernabilidad creciente y la quiebra del puntofijismo*, sufrieron un reflujo radical en sus posiciones, pero se quedaron como estatuas en el CNP. Desde 1998, como uno de los tantos avatares improvisados del nuevo orden político del país, los últimos estertores del bipartidismo gremial se congelaron por diez años en los cargos directivos del colegio. Los mismos colegas –muchos de ellos, publicistas y relacionistas: presidente y vicepresidente nacionales, entre otros– se tuvieron que quedar en sus puestos hasta el año 2008, con el peso inconmensurable del agotamiento extremo de la capacidad de lucha en pro de los intereses de los periodistas.

En ese largo interín, el país se descalabró. Las instituciones democráticas se desdibujan progresivamente, las libertades civiles no pasan por su mejor momento, la conflictividad política invade cada resquicio de la vida pública y el Estado flirtea sin rubor ninguno con formas autoritarias de ejercicio del poder. Y no obstante sobrevivió el CNP, aunque postrado y más dividido que nunca. Aun con la sangre joven que corre por sus conductos directivos desde hace apenas un año, el colegio vive hoy el que quizás sea el momento más crítico de su existencia.

Las circunstancias lo han llevado a posiciones tomadas que lo enfrentan al gobierno nacional y el oficialismo, a veces sin la ponderación que –pese a la amargura de las situaciones– es obligatoria para una institución pública. En este punto, sin embargo, los miembros del CNP están –estamos– al filo de la secesión y la atomización. Los periodistas partidarios del presidente Hugo Chávez aúpan, con algunas diferencias y hasta disidencias, la reforma de la Ley de Ejercicio del Periodismo vigente, lo que podría causar –según intenciones declaradas– la quiebra definitiva de la unidad gremial expresada en el CNP y la constitución de múltiples organizaciones que, con credencial legal, reflejarían las divisiones políticas de los periodistas.

Hoy, pues, el gremio no parece tener una sola casa para celebrar pasar su efeméride profesional y expresar sus ideales. No: al gremio, fragmentado, se le ve en la calle marchando en direcciones diferentes, opuestas. Lo peor es que sólo hay cabida mediática para dos de las facciones, las mismas que hegemonizan todos los demás escenarios de la vida nacional. ¿Y los demás? ¿Cómo hacemos para representarnos quienes no aceptamos el maniqueísmo de ese esquema? ¿Qué celebramos y dónde?

* Puntofijismo: para quienes nos lean fuera de Venezuela, el término se refiere al acuerdo político que dio origen a la Constitución Nacional de 1961 y al régimen de la democracia representativa con dos organizaciones partidistas dominantes y casi exclusivas.

Anuncios

Entry filed under: Gremio de los periodistas.

Golpe y equilibrio: CNN desde Honduras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Nuestro papel

Éste es un blog para discutir el deber ser del periodismo, los medios informativos y la comunicación pública desde la Ética y la Ciencia Jurídica.

Para compartir este blog

Bookmark and Share

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba notificaciones de lo nuevo en Deontoscopio.

Únete a otros 11 seguidores

Categorías

Tuiteando

Síganme en…

Blogs que sigo


A %d blogueros les gusta esto: