Golpe y equilibrio: CNN desde Honduras

2 julio 2009 at 1:10 AM Deja un comentario

 

Desde el inicio, CNN no dudó en calificar los hechos.

CNN no dudó en calificar los hechos.

La cobertura informativa del derrocamiento del presidente hondureño Manuel Zelaya y sus consecuencias inmediatas, ha sido, como de costumbre, objeto de críticas de diversas procedencias y diferentes matices.

Durante toda la tarde y también en la noche del domingo 28 de junio, dos cadenas internacionales de noticias capturaron la mayor atención del público expectante ante los acontecimientos generados desde Tegucigalpa. CNN –principalmente la filial en idioma español– y Telesur se repartieron la audiencia debido a que fueron las únicas agencias extranjeras con corresponsales que transmitían en directo desde el sitio.

Era obvio esperar que los enfoques de estas empresas informativas fueran muy distintos y hasta opuestos. Sin embargo, de cierta forma –al menos en la proyección noticiosa del hecho medular: el golpe de Estado– ambas coincidieron, por lo que desde Honduras las élites políticas implicadas en la destitución y expatriación de Zelaya acusaron el “cerco informativo” que estaba sufriendo su país en el extranjero; sobre todo debido a las reacciones condenatorias que desde cada rincón de América Latina se manifestaron casi en el acto y al unísono.

La calificación de este evento político como un atentado contra la democracia –al margen del grado de violencia que haya tenido y de los antecedentes autoritarios del protagonista central– fue automática en los primeros informes de CNN y Telesur. Y sin que éste sea el tema que vamos a tratar aquí, podemos adelantar que esa decisión no fue inducida necesariamente por el sesgo político-editorial en cada caso. No tenemos dudas acerca de la naturaleza de golpe cívico-militar de la acción que sacó del juego –y de su país– al presidente Manuel Zelaya, igual que no las tuvo la mayoría de los medios en todo el mundo.

Telesur no ahorra semántica política.

Telesur no ahorra semántica política.

Desde sus reportes iniciales, CNN En Español se inclinó por la tesis de que el secuestro y traslado a Costa Rica, manu militari, del jefe de Estado hondureño se trataba, sin más, de un hecho ilegal que rompía el orden constitucional. Telesur hizo lo mismo. Incluso cuando posteriormente el Congreso destituyó a Zelaya y nombró como mandatario interino a Ricardo Micheletti, la televisora latinoamericana fue mucho más allá y denominó “presidente de facto” al recién encargado del poder ejecutivo.

Umaña presentó dos análisis opuestos del golpe de Estado.

Umaña y los dos análisis del golpe de Estado.

CNN se abstuvo de hacer este tipo de indicaciones, propias de una posición tomada en el terreno político –ahora sí. Pero al haber ofrecido proyección internacional a la voz del presidente derrocado, desde la primera escala de su destierro, en San José, la cadena de Atlanta se ganó un primer round de reacciones en su contra por parte de los sectores políticos hondureños que respaldaron el coup d‘Etat. Esto se hizo muy evidente en el diálogo incómodo entre la presentadora Glenda Umaña y la diputada Marcia Villeda, una de los vicepresidentes del parlamento, al plantearse la necesaria pregunta sobre la autenticidad de la carta de renuncia que presuntamente había firmado y enviado al Cogreso el depuesto Manuel Zelaya; una misiva, por cierto, con fecha del 25 de junio, tres días antes de la acción que lo enajenó de su cargo.

Palacios y CNN fueron criticados por Manuel Zelaya.

Palacios y CNN, criticados por Manuel Zelaya.

También Claudia Palacios, la periodista que continuó la cobertura en la tarde del domingo desde los estudios centrales de CNN, planteó interrogantes certeras –las que todo periodista responsable debía formular en ese momento– al mandatario derrocado, que provocaron en éste una ponzoñosa dosis de cuestionamientos a la planta televisiva por la “desinformación” en la que supuestamente incurría, al no presentar el balance noticioso de las reacciones del pueblo hondureño contra el golpe.

Janiot interpeló al canciller designado.

Janiot interpeló al canciller designado.

Ya en la noche, la presentadora del prime time de CNN En Español, Patricia Janiot, volvía a estremecer las posiciones de los complotados en Tegucigalpa cuando entrevistó sin concesiones al canciller designado, el veterano político Enrique Ortez Colindres. Una de las reiteradas solicitudes de la periodista colombiana, planteada con insistencia, era que se explicara si el comando militar que ejecutó la separación forzosa de Zelaya contaba con una orden formal y legal para justificar su procedimiento, y si ésta provenía del Congreso, del Poder Judicial o del alto mando de las fuerzas armadas. Una pregunta obligada y oportuna, sin duda.

En Honduras criticaron la “parcialización” de CNN por mostrar los focos de repudio al golpe en las calles de la capital y en San Pedro Sula, segunda ciudad del país. Todavía hoy, a tres días del derrocamiento de Manuel Zelaya, se resiente entre líderes políticos, funcionarios del nuevo gobierno interino y analistas de la nación centroamericana lo que se objeta como una cobertura tendenciosa de esta cadena de noticias, que ha puesto de relieve la represión de las protestas populares, el cierre u hostigamiento de medios de comunicación, el intento dudoso de explicar los hechos del domingo con el argumento de la “renuncia” del mandatario expatriado y la renuencia a admitir la calificación de acto ilegal que el mundo entero le ha dado a tal procedimiento.

A la cadena de noticias incluso se le ha llegado a obstaculizar el trabajo reporteril en ese país y hasta se habló de bloqueos a su señal en el territorio hondureño.

Estas acusaciones dejan de lado, por cierto, la constatación de que CNN, en su cobertura de los eventos políticos precedentes –mientras se agudizaba el conflicto de poderes por causa de la violación de normas legales y constitucionales de Zelaya en el caso de la consulta de «la cuarta urna»–, abordó la crisis hondureña con un esfuerzo notorio para ofrecer una visión equilibrada acerca de tan complicada situación.

Otrora nos ha tocado observar tratamientos noticiosos de CNN sin el balance debido, de acuerdo con los estándares de la deontología mediática convencional. En el caso del golpe en Honduras, no nos cuesta admitir que la cadena estadounidense hizo, en general, lo que se espera en términos de equilibrio informativo y responsabilidad periodística.

Anuncios

Entry filed under: Equilibrio informativo.

¿Dónde celebraremos los periodistas? Reforma de la LEP: la propuesta oficialista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Nuestro papel

Éste es un blog para discutir el deber ser del periodismo, los medios informativos y la comunicación pública desde la Ética y la Ciencia Jurídica.

Para compartir este blog

Bookmark and Share

Ingrese su dirección de correo electrónico y reciba notificaciones de lo nuevo en Deontoscopio.

Únete a otros 11 seguidores

Categorías

Tuiteando

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Síganme en…

Blogs que sigo


A %d blogueros les gusta esto: